El Real Alcázar de Sevilla, el epicentro de los grandes hallazgos

En el Apeadero del Real Alcázar se produjo en 1605 un gran hallazgo del que dejó constancia Rodrigo Caro: la aparición de la estatua de la diosa Isis con Horus, que invitó a pensar que, en ese mismo espacio de la vieja Híspalis romana, se encontraba el templo de la divinidad protectora de los barcos y la navegación. Más de cuatro siglos después, en unas catas arqueológicas en la capilla del Palacio Gótico se ha descubierto el sarcófago de plomo de una niña de la baja Edad Media, que incluso se apunta que pudiera ser hija de un gran personaje histórico, incluso del Rey Alfonso X el Sabio.

Leave a Comment