Entre los siglos XI y XII surge en Al-Andalus una forma poética y musical no conocida hasta entonces, el Zéjel. Ésta se desarrolla a partir de las Moaxajas andalusíes y va a ser fuente de inspiración para sucesivas generaciones, pudiendo rastrearse su influencia en toda la creación poética y musical desde las Cantigas de Santa María compiladas por el rey Alfonso X el Sabio hasta los romances y coplas encontrados en el Cancionero de Palacio, entre los siglos XV y XVI. De esta forma, los zéjeles, siendo composiciones cristianas inspiradas en las formas árabes, que a su vez bebían de toda la influencia persa o grecolatina de siglos atrás, son una metáfora perfecta del trasvase y fusión, el encuentro cultural único que supuso históricamente Al-Andalus. 

El grupo ZEJEL busca dar forma sonora a esta idea de encuentro, comunicación, enriquecimiento mutuo, relación y deleite por la belleza, que teñida por cualquier religión, cultura o contexto social e histórico ha permanecido inmutable en sus formas de expresión, principalmente la poesía y la música. Así, los ecos medievales de las Cantigas toman nuevos matices a la luz de las Nubas conservadas hasta hoy por la tradición andalusí, los Romances y Coplas sefardíes nuevas formas rítmicas y tímbricas. La participación de los miembros del grupo en diversas formaciones de música antigua, andalusí y tradicional les permite acercarse a este repertorio de una forma creativa, intuitiva y espontánea, siempre desde una labor de recreación, no intentando reproducir con aguda precisión musicológica cómo sonaría este repertorio en su contexto original. Colaborando, así, en la interminable cadena de la tradición, llenando los odres viejos con los vinos nuevos de la memoria.